Rusia envíó artillería pesada a Lausana

Rusia envíó artillería pesada a Lausana

10
0
Compartir

Rusia decidió enviar a Lausana la artillería pesada para evitar su exclusión de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang por las acusaciones de dopaje de Estado.

Intentarán persuadir a la ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI) sobre la inocencia de Rusia el presidente del Comité Olímpico Ruso (COR), Alexandr Zhúkov, y el jefe de la comisión independiente antidopaje creada por el Kremlin, Vitali Smirnov.

También intervendrá en la ciudad suiza Yevgueni Medvédeva, doble campeona mundial de patinaje y una de las grandes favoritas al oro en los juegos, que hará un alegato contra la exclusión del equipo ruso al completo.

No viajó el viceprimer ministro, Vitali Mutkó, considerado en Occidente el máximo responsable de la trama de encubrimiento de positivos en Rusia y que en el pasado tuvo otro encontronazo en Moscú con la prensa horas antes del sorteo del Mundial.

En Rusia cunde el pesimismo, pero Mutkó aplicó al pie de la letra lo de que la mejor defensa es el ataque y arremetió contra el The New York Times por convertirse en portavoz del COI.

“Declaro que estoy dispuesto a comparecer ante cualquier tribunal y demostrar que en Rusia no hubo y no hay ningún programa de apoyo al dopaje. ¡No lo necesitamos! ¿Qué pasa que Rusia inventó el dopaje?”, dijo.

Las pruebas

En cuanto a las nuevas pruebas presentadas en los últimos días, como el diario del antiguo director del laboratorio antidopaje de Rusia, Grigori Ródchenkov, Mutkó aseguró que había sido redactado en EEUU.

En ese diario, Ródchenkov, principal testigo de la acusación contra Rusia, habla de que Mutkó estaba al tanto del programa de dopaje en Sochi, algo que él niega rotundamente, y también menciona reuniones con funcionarios del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

Además, en una nueva entrevista con el diario The New York Times, Róchenkov implicó también a Alexandr Kravtsov, que dirigió el centro de alto rendimiento del Ministerio de Deportes durante los Juegos de Sochi y que ahora dirige la Unión de Biatlonistas de Rusia.

“Es un caso psiquiátrico”, dijo el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, sobre Ródchenkov.

Pero el caso es que con contadas excepciones, desde el abogado Richard McLaren a famosos deportistas, en activo o ya retirados, o el informador de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) Vitali Stepánov, han pedido un castigo ejemplar contra Rusia.

Mientras, la prensa rusa baraja todas las opciones, partiendo de la exclusión del combinado ruso al completo, algo que ya se planteó antes de los Juegos de Río en 2016 y que al final se saldó con la imposibilidad de competir de más de cien deportistas, incluido el equipo de atletismo.

El COI podría suspender al COR, con lo que los deportistas rusos limpios que acudan a Corea del Sur tendrían que competir con bandera neutral y sin la posibilidad de que los medallistas vean izar la bandera y oigan sonar el himno.

Las autoridades rusas consideran que esa posibilidad es inadmisible, aunque el Kremlin insiste en que no quiere ni oír hablar de un hipotético boicot a los juegos.

También podría ocurrir que ninguno de los deportistas rusos que participaron en los Juegos de Sochi pueda acudir a PyeongChang tras la sanción de casi una treintena de rusos en el marco del informe McLaren.

La opción menos probable sería que el COI se lavara las manos y cediera la responsabilidad a las distintas federaciones, como hiciera antes de Río, en la que las federaciones de atletismo y halterofilia fueron las más severas.

 

 

Fuente Correo del Orinoco/Deportes

Comments

comments

Dejar una respuesta